Cómo escribir como Poe

La mayoría de los novelistas coinciden en que imitar la voz de otros autores es una de las fases por las que todo escritor debe pasar en algún momento de su formación. Y es que copiar el estilo y la personalidad de uno de nuestros autores favoritos es un paso ineludible antes de que podamos desarrollar nuestra propia voz. Esto pasa en todas las artes: Seguro que tú también puedes encontrar multitud de ejemplos en la pintura, la música, etc.

Cuando un escritor supera esta fase puede empezar a hablar de influencias en su estilo.

Pero ¿qué elementos constituyen el estilo? En The Complete Handbook Of Novel Writing, Mort Castle nos hace una pequeña lista:

 

  • Vocabulario
  • Longitud de las frases
  • Imaginería
  • Uso de figuras literarias (elipsis, metáforas, etc.)
  • Ritmo.
Cuando un escritor lee un libro, está recogiendo esta información sin darse cuenta, de forma automática. Más tarde, cuando se ponga a escribir, incorporará alguno de estos elementos de estilo a sus propias historias. Evidentemente, resulta más fácil identificar estos elementos en autores que tienen un estilo muy marcado (a mí se me ocurren, por ejemplo, Lovecraft, Poe, Carver, Cèline o Bukowski).

 

Aunque este proceso de aprendizaje se produce de forma natural, si lo estudias en detalle puedes aprender mucho más que si sólo haces una lectura pasiva.

 

Coge un relato de Poe (o de tu escritor favorito), y analízalo siguiendo la lista de elementos de Castle. ¿Cómo consigue mantener la tensión? ¿Cómo introduce los personajes? ¿Cómo describe las localizaciones? Si deconstruyes el relato en elementos más sencillos, te será fácil descubrir cómo el autor ha sido capaz de provocarte una sensación determinada. Luego puedes incorporar estas técnicas a tus propias historias.

 

 

En el caso de Poe, vemos que muchos de sus relatos están escritos en primera persona, que emplea frases cortas y concisas, y que usa las comas con mucha inteligencia para generar tensión y añadir una cierta musicalidad y suspense. Usa un vocabulario complejo, incluso para la época en la que escribió. También recurre con cierta frecuencia a las repeticiones para destacar elementos importantes de la historia.

 

Resumiendo:

 

    1. Leer es una parte indispensable de la formación de un escritor.

 

    1. Leer sirve para, por imitación, acabar desarrollando un estilo propio.

 

    1. Conocer los elementos que constituyen el estilo es importante para saber identificarlos.

 

    1. De vez en cuando una lectura crítica y activa puede servirnos para mejorar nuestro estilo.

 

En la literatura, la magia juega un papel muy pequeño. El resto es técnica y trabajo duro.

 

Facebooktwitter

6 comentarios

  1. Unos cosejos muy acertados. Mi problema para llevarlos a cabo es que me sumerjo tanto en la lectura que me olvido de prestar atención a esos detalles.

    Solución: comenzar una segunda lectura del libro, después de haberlo disfrutado como lectora, y estudiar todos esos puntos que has enumerado. Hasta ahora, es lo único que me viene dando resultado 🙂

    Un saludo y feliz domingo.

  2. Me pasa igual. Además, los escritores buenos de verdad saben ocultar muy bien los "hilos” y a veces resulta difícil averiguar cómo han logrado crear suspense, o presentar tan bien a un personaje. Eso sí, con tiempo y práctica muchas veces el análisis se convierte en una actividad paralela a la lectura que en buena medida se hace casi sin esfuerzo (practicar haciendo reseñas ayuda). Y reconozco sin ninguna vergüenza que hacer este análisis me produce bastante placer… 🙂

  3. Muy buen artículo. Coincido plenamente. Para un escritor, leer es parte parte de su formación (que además es constante), y casi te diría que, además, es parte de su trabajo. Pero debe leer como escritor. Yo digo que debe desmontar los engranajes que mueven el motor de la historia.
    Una aspecto que facilita esa lectura casi detectivesca es el conocimiento cabal de las técnicas narrativas.
    Con el tiempo, como muy bien dices, lectura por placer y análisis literario se hacen conjuntamente.
    Un abrazo

  4. Muchas gracias, Néstor. Yo también creo que leer es parte del trabajo de un novelista. Pero como muy bien dices, no hay que limitarse a una lectura pasiva, hay que ir más allá y “leer como escritor”. Hay que saber qué funciona y cómo funciona. Dicen por ahí que el escritor es escritor todo el tiempo, no solo cuando escribe. Tienen razón. ¿Lo mejor de todo? Que además nos gusta.

    Un abrazo, compañero.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *