Ocho juegos para potenciar la creatividad

 

 

Esta semana he recopilado ocho juegos muy útiles para potenciar la imaginación y la creatividad. Algunos están pensados para desarrollar historias, otros pueden usarse para crear metáforas o para construir personajes. Espero que os gusten y que os animéis a probar alguno de ellos.

1# Rory’s Story Cubes

 

No existe un juego más popular para crear historias que los sets de dados que distribuye The Creativity Hub. Cada uno de los packs incluye nueve dados de seis caras o, dicho de otra forma, cincuenta y cuatro imágenes distintas para combinar. La idea es hacer una tirada de dados y utilizar los dibujos como elementos para construir una narración. 

 
Los dados de Rory se pueden usar de formas distintas. Se puede crear una historia en grupo de forma participativa o se puede jugar solo. En el manual de reglas completo se sugieren formas de vencer el bloqueo del escritor, y sistemas para conseguir unificar los diversos dibujos en una única idea o tema. En este último caso los dados se organizan en tres filas de tres y se intenta buscar algo que tengan en común las tres imágenes de cada fila. 

El set inicial puede complementarse con otras expansiones. De momento está disponible la de “acciones” y la de “viajes”. Para los nativos digitales también existe un app, que replica la experiencia en la pantalla de tu Smartphone.

2# Magic & Fairy-Tale Dice

 

Es una alternativa similar pero menos conocida que los Rory’s Story Cubes. Yo me los compré hace poco porque la presentación y las ilustraciones de Hannah Waldron me parecieron muy atractivas. La base de Magic & Fairy-Tale Dice es muy parecida: Son nueve dados con ilustraciones para combinar entre sí. La particularidad es que en este caso los dados son de madera, y que todas las imágenes guardan relación con los cuentos de hadas.

Para jugar se lanzan ocho dados y se intenta construir una historia con los elementos que aparezcan en la tirada. Si alguno de los dados muestra el “símbolo de poder” (una espiral de color rojo), entonces lanzamos un dado especial. Dependiendo de la imagen que se muestre en él, nuestro héroe o heroína adquirirá una habilidad mágica.

Los Magic & Fairy-Tale Dice se pueden adquirir a través de la web de LaurenceKing. Si tenéis hijos o sobrinos y queréis hacerles un regalo (en inglés, eso sí), echad un vistazo a la sección para niños. Veréis que su catálogo está lleno de libros interactivos para potenciar la imaginación de los más pequeños.

3# Inventar personajes

¿Os acordáis de Jóvenes Prodigiosos (Wonder Boys, Curtis Hanson, 2000)? Si no la habéis visto os la recomiendo. Es una de las mejores películas sobre escritores que conozco, y además está basada en una novela de Michael Chabon.

En cualquier caso, uno de los grandes momentos de la película es cuando Grady y Crabtree están en un bar y empiezan a jugar a un juego. La idea es buscar a la persona más peculiar que veamos a nuestro alrededor e imaginarnos su historia, su pasado y su personalidad. Aquí el guión original:

 
 
Este juego es una forma de sistematizar algo que todos los escritores hacemos constantemente: Utilizar a las personas que nos rodean como inspiración para nuestras historias.

4# Once Upon a Time: The Storytelling Card Game

 

 

Once Upon a Time (OUaT)  es un juego de cartas en el que el objetivo es crear una historia en común. Uno de los jugadores es el “cuentacuentos” y utiliza las cartas de su mano para narrar la historia, y el resto usan las suyas para tratar de interrumpirle y robarle el puesto de cuentacuentos. Ganará el jugador que logre acabar con todas sus cartas y que consiga jugar la carta de “felices para siempre”. Como veis, la creatividad y la improvisación se dan la mano en OUaT.

Por si esto fuera poco, la compañía ha publicado un manualespecíficamente destinado a escritores que quieran usar OUaT como un recurso más para la creación de historias. 

 
Os dejo con el tráiler de la tercera edición:
 

5# Cadáveres exquisitos

 

Un ejemplo artesanal basado en Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll. Fuente.
No sabía cómo llamar a esta categoría, y al final he optado por el nombre que le dieron los artistas de la corriente surrealista. La idea básica es muy simple: los jugadores escriben por turnos en una hoja de papel y la van doblando, de modo que sus palabras no sean visibles para el resto de jugadores. Al final se desdobla la hoja y se lee el resultado. El nombre proviene de una frase que surgió la primera ver que se jugó en francés: Le cadavre exquis boira le vin nouveau.

De este juego existen numerosas variantes. Por ejemplo, se puede usar una hoja doblada en tres para dibujar un monstruo como si fuera un collage. El primer jugador dibuja la cabeza y el cuello, el segundo hace el tronco y los brazos, y el tercero las piernas. Yo jugué a esto de pequeño, y los resultados siempre eran muy curiosos.

Sin embargo, mi variante favorita son unos libros de espiral —que hoy día son bastante difíciles de encontrar– que están partidos en tres. Con ellos podemos empezar a pasar páginas y explorar las diferentes posibilidades combinatorias que nos ofrecen.

6# Listas de palabras cruzadas

Aunque es un recurso clásico, y no es exactamente un juego, no está de más recordarlo, pues solo necesitamos lápiz y papel y es un ejercicio de creatividad que da muy buenos resultados. 

La idea no puede ser más simple. Consiste en elegir veinte palabras, por su sonoridad o porque nos vengan a la cabeza en ese momento. Podemos obtenerlas de un diccionario en línea o, más sencillo aún, de un libro cualquiera. Una vez hecho esto las distribuimos en dos columnas de forma aleatoria, y comenzamos a jugar combinándolas en parejas, tratando de crear asociaciones que nos parezcan significativas o interesantes.

Los resultados varían cada vez que se realiza este ejercicio, que es ideal para construir metáforas o para escribir poesía, y que puede regalarnos imágenes y expresiones potentes o evocadoras.

7# Talecraft

 

Talecraft es un juego parecido a Once Upon a Time, pero bastante más complejo. Una de sus ventajas es que su objetivo principal es el de fomentar la creatividad de los escritores y combatir el temido bloqueo. Por lo tanto, en Talecraft no tiene por qué haber ganadores ni perdedores.

Se empieza jugando con tres montones de cartas, una de arquetipos, otra llamada de “género” y una última de palabras. Cada jugador toma una carta del segundo montón, que definirá el género de la historia que debe contar. Después se cogen dos cartas de arquetipo; una de ellas corresponderá al protagonista y otra al principal antagonista. Por último, las cartas de palabras se usarán para narrar la historia, pudiendo elegir entre ellas y generando a su vez tramas y subtramas. 

Durante el transcurso de una partida puede haber cartas que nos obliguen a hacernos con nuevas cartas de arquetipo (con lo cual deberemos añadir un nuevo personaje a nuestra historia) o incluso de género (en este caso nuestra historia deberá contener elementos tanto del antiguo género como del nuevo).

  

8# Juegos de rol

 

Fuente
Los juegos de rol son quizá la herramienta más interesante de toda la lista. En un juego de rol los jugadores crean un personaje, que es su alter ego, y usan un sistema de reglas para construir un mundo en el que desarrollarlo. Uno de los jugadores recibe el nombre de Director de Juego o Master, y es el encargado de diseñar la historia y los eventos que vivirán los personajes.  

Los mejores juegos de rol para los escritores son aquellos que no requieren tiradas de dados y, por lo tanto, que ponen el énfasis en el proceso narrativo más que en el sistema de reglas, que de por sí es bastante complejo. En estos juegos las acciones se resuelven robando una carta de una baraja o jugando a piedra-papel-o-tijera, como en las versiones de rol en vivo de Mundo de Tinieblas.

Autores como Chuck Wendig han recomendado encarecidamente los JdR y existen artículos en revistas académicas que defienden su uso para enseñar los rudimentos del arte de la escritura. Si queréis un ejemplo patrio, podéis consultar esta entrada de Miguel Ángel Moreno sobre cómo utilizó unas partidas de La Llamada de Cthulhu (JdR ambientado en el universo de los Mitos del escritor H. P. Lovecraft) para construir los personajes de su novela La Costilla de Caín

 * * * *

Hasta aquí llega la lista de esta semana. ¿Y tú? ¿Has jugado a alguno de estos juegos o conoces algún otro? ¿Crees que son útiles para potenciar la creatividad?

Facebooktwitter

4 comentarios

  1. No, no he jugado a ninguno de ellos. Tampoco he probado (para ser franca del todo) ningún tipo de ejercicio de los que se proponen en las escuelas de escritores para potenciar la creatividad. La verdad es que… de momento no me ha hecho falta.

    Creo que, cuando me pongo a escribir, se activa la parte creativa de mi cerebro y, en todo caso, si me atasco, me paro, me pongo a pesar un rato y al final acaban llegando las ideas.

    Buen artículo y buenas propuestas para aquellos a los que les gusten este tipo de juego.

    Un saludín 🙂 y feliz semana.

  2. Yo tampoco he tenido nunca problemas con la creatividad. De hecho, tengo libretas llenas de ideas que supongo que bastarían para nutrir la carrera de tres novelistas. Mi punto débil es desarrollar esas ideas, sobre todo en obras largas. Me consta que a otros escritores les falla la idea original, pero cuando la encuentran son capaces de producir dos mil palabras al día y acabar un primer borrador en un par de meses.

    Sin embargo me gusta mucho toda la parafernalia que rodea nuestro oficio, y estos juegos me parecen ejercicios muy interesantes para aprender a pensar de un modo alternativo. Digamos que me gusta experimentar. Los juegos de rol fueron una parte muy importante de mi vida, y aprendí muchísimo de narración de historias gracias a ellos. También he usado listas de palabras cruzadas para escribir poemas en viajes de autobús y he jugado a inventar personajes con amigos en los bares, aunque no recuerdo que ninguno haya llegado a formar parte de una de mis historias. Ahora tengo ganas de probar los dados Magic & Fairy-Tale. Me entra curiosidad con la idea de que la calidad de una narración puede beneficiarse si a uno se le imponen ciertas limitaciones para contarla.

    Los demás juegos caerán algún día, espero, cuando el tiempo y el dinero lo permitan.

    Me alegro de que te haya gustado el artículo. ¡Un saludo y feliz semana a ti también!

  3. He empezado a seguirte recientemente y me parecen muy interesantes tus artículos.
    No sabía que existiera esa herramienta de los dados. Me parece que sería muy útil para iniciarse en el mundo de crear historias. Estoy pensando en su utilización en las aulas en todos los niveles educativos, adaptándolo a las diversas edades.
    Voy a intentar utilizarlo y ya te contaré mi experiencia.
    Un saludo

  4. Hola Anuska, lo primero de todo, bienvenida al blog y muchas gracias por tu comentario. Me parece interesantísimo el uso de los juegos como medio de aprendizaje a todos los niveles, y los Rory’s Story Cubes parecen especialmente adecuados para un aula.

    Si haces la prueba, no dudes en pasarte por aquí y comentar tu experiencia. ¡Un abrazo!

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *