Nuevo relato en la antología “Máscaras”, de Saco de Huesos

Máscaras

Aunque esta entrada llega con un poco de retraso, quiero anuncarios una publicación nueva. En este caso, se trata de mi participación en la antología Máscaras de la editorial Saco de Huesos (el número veinte dentro de la colección Calabazas en el trastero) con el relato “Olvidarás mi nombre”. La antología incluye trece cuentos basados en los conceptos de la identidad, la mentira y supongo que también la transformación. Esta es la lista completa:

Al otro lado (Sergio Moreno Montes)

Atrapada (Enrique Cordobés)

El lúgubre sonido de los Tam-Tams (Jesús Ayuso)

El teatro de las máscaras (Luis Zurriaga)

El verdadero rostro del odio (Edgar Sega)

Fiesta pagana (Aitor Solar)

Gabinete de curiosidades (Juan Ángel Laguna Edroso)

Hipócrita lector (Xuan Folguera)

La bendición de Apofis (Raelana Dsagan)

La máscara de la muerte beige (Miguel Martín Cruz y Gema del Prado Marugán)

La máscara del destino (Aitor Heras Rodríguez)

La nueva, vieja pirámide (Vicente Silvestre Marco)

Olvidarás mi nombre (Víctor Selles)

Como de costumbre, los costes de envío internacionales son muy caros, y por lo tanto la editorial ha mandado los ejemplares a España. Esto quiere decir que no podré echarle un ojo a los relatos de mis compañeros hasta dentro de unos meses. De momento, y en la tradición que mantengo desde que empecé con esta bitácora, comparto con vosotros el primer párrafo del relato y os hablo un poco de él:

La criatura se cose la cara del niño con la maestría de un sastre: Puntadas certeras con la gruesa aguja fabricada en hueso, movimientos de mano como vaivenes de ola. Amaia solo ha visto la misma pericia entre las mujeres del puerto, que apañan, sentadas en el malecón, los rotos producidos por los arrecifes en las redes de pesca. Ha pasado muchas tardes aprendiendo junto a ellas y sabe bastante de esto.

El origen de “olvidarás mi nombre” se encuentra en el cuento de “los siete cuervos” de los hermanos Grimm. No es una historia demasiado conocida, y tiene una escena que me impactó mucho cuando era un niño: para rescatar a sus hermanos, una niña coge un cuchillo y se corta el dedo meñique, y con su propio hueso talla una llave para abrir la puerta del castillo.

los-siete-cuervos
La ilustración que acompañaba a la edición de mi libro de los Grimm. Cómo no, obra del genial Arthur Rackham.

En otras versiones que estoy viendo por ahí, la niña se limita a meter el dedo en la cerradura y lo hace rodar.

Ya, claro. No es así como yo lo recuerdo.

Por otro lado, “Olvidarás mi nombre” también fue mi intento de crear una historia con una estructura circular, en la que el final y el principio fueran un reflejo el uno del otro. Un ejemplo que me gusta mucho es la primera y la última escena del cómic Kick-Ass, de Mark Millar. Ya lo utilicé para ilustrar el método Beat Sheet 2 del guionista Zack Snyder en esta entrada, pero nunca está de más volver a recordarlo.

La diferencia es que, en el cómic de Millar, la última escena tiene un giro que ejemplifica cómo las acciones de los personajes han modificado el mundo a su alrededor. Con “olvidarás mi nombre”, el efecto pretendido es el opuesto, reforzar el concepto de inmutabilidad de los mitos. La idea subyacente (al menos en mi cabeza mientras escribía) es que los mitos y las historias se transforman constantemente, pero su esencia siempre se mantiene intacta.

Y además también hay un monstruo, y niños encerrados en una mazmorra que comen fetos de pájaro.

Si os animáis a haceros con esta antología, podéis comprarla a través de la web de la editorial Saco de Huesos, o de Cyberdark. De momento, solo en formato físico.

La ilustración de portada es del artista Darío Mekler.

Facebooktwitter

4 comentarios

  1. Felicidades por la publicación 🙂

    Yo he enviado relatos a las dos últimas convocatorias, ya veremos si hay suerte ^^
    Me interesan mucho las estructuras circulares, creo que cuando leemos algo así sentimos cómo en nuestro interior las piezas encajan, quizá solo sea una vibración, pero a mí me encanta la sensación que esto produce. Esa insólita geometría…

    1. ¡Gracias, Ana! Yo estuve a punto de enviar algo para la de asustaniños, pero al final se me pasó el plazo. Te deseo mucha suerte.

  2. Muy bueno tu relato, compañero de publicación. Como deben de decir por esas tierras, last but not least. Y muy buenos también los del resto de compañeros. Un placer leeros a todos.

    1. Muchas gracias, Xuan. Me alegro de que disfrutases con mi relato. Aunque todavía no he podido leer Máscaras, ya le hinqué el diente a Aparecidos y, por supuesto, también he leído todos los relatos de Noche de Brujas. Las antologías de Saco de Huesos tienen mucha calidad. Sinceramente, ya les gustaría a otras antologías tener el nivel medio que tienen los relatos de cualquiera de ambas.
      ¡Un abrazo y a seguir en la brecha!

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *